Silas Corrêa Leite

 

 

 
 
Esbozo biográfico
 

 Silas Corrêa Leite (Breve Currículo/Dados básicos)

 

Silas Corrêa Leite é considerado pelo seu fiel público (também virtual) de leitores como “O Rei da Internet” pois está presente em mais de cem sites, inclusive no exterior. Educador da Rede Pública de Ensino, Jornalista e Escritor (poeta e ficcionista premiado até na USP-Universidade de São Paulo), membro da UBE-União Brasileira de Escritores. Estudou também Direito, é pós-graduado em Educação (Mackenzie), Literatura (ESPM), Comunicação e Jornalismo Comunitário pela ECA/USP. Colabora com vários jornais, revistas e suplementos de arte, cultura e educação. É autor do e-book de sucesso (pioneiro, único, de vanguarda) denominado “O RINOCERONTE DE CLARICE”, onze contos fantásticos com três finais cada, um feliz, um de tragédia e um terceiro final politicamente incorreto, passando de noventa mil downloads (acessos) no site do Rio de Janeiro chamado www.hotbook.com.br/int01scl.ht

Por esse trabalho único no gênero, foi destaque no Caderno 2 do jornal o Estado de São Paulo, Diário Popular (Caderno Informática), Revista da Web!, Revista Kalunga, Minha Revista (RJ), Revista Ao Mestre Com Carinho, CD-ROOM Revista (SP)  e Minha Revista (RJ). Fez debate na Rede Vida de Televisão, foi reportagem no programa TV Metrópolis da TV Cultura e concedeu entrevista à Márcia Peltier no Programa Momento Cultural/Jornal da Noite da TV Bandeirantes. A obra foi recomendada como leitura obrigatória na matéria Linguagem Virtual do mestrado de Ciência da Linguagem da Universidade do Sul de Santa Catarina. Nesse mesmo site ele lançou o romance místico virtual Ele Está No meio de Nós.

 

Foi elogiado, entre outros, por Elio Gaspari (Folha de São Paulo), Affonso Romano de Santana, Ignácio de Loyola Brandão, João Silvério Trevisan, Ricardo Ramos (filho de Graciliano Ramos), Ledo Ivo (Academia Brasileira de Letras), Tom Zé, José Nêumanne Pinto, Elio Gaspari, Nelson Oliveira (Prêmio Casa de Las Américas, Cuba), Jamil Snege, Poetry Magazine (EUA), JBonline, Correio do Brasil (RJ), Correio da Bahia, Jornal O Escritor (União Brasileira de Escritores), Poeta Everardo Torres (México), Poeta José Felix (Portugal), Poeta Terezinka Pereira (EUA) e Revista Aldéa, de Sevilha, Espanha. Consta em mais de 80 Antologias Literárias em verso em prosa, inclusive na Itália (Antologia Multiligue de Poetas Contemporâneos), Portugal (Instituto Piaget), Estados Unidos (Cristhmas Anthology) e também na Revista Poesia Sempre/MEC/Fundação Biblioteca Nacional, por ocasião da edição comemorativa de 500 Anos do Brasil constou como membro da Poesia Brasileira Contemporânea junto com José Nêumanne Pinto (Estadão) e outros.   Silas Corrêa Leite é autor de Trilhas & Iluminuras, Poemas, Editora Grafite-RS, 1995. É autor do Hino ao Itarareense e Diretor Cultural do Elos Clube, Comunidade Lusíada Internacional. Recentemente ganhou o Prêmio Ligia Fagundes Telles Para Professor Escritor, e foi destaque no Programa Provocações, do Antonio Abujamra,a na TV Cultura de São Paulo, com o poema "Eu Quis Fazer Uma Canção para o Tomzé". Seu breve currículo pode ser lido

 
 
Selección Poética
 

Poema del Cristo Crucificado

(Para Mel Gibson)

 

Tomo tu dolor, Cristo crucificado
Y quiero bajarte de ese horror
Quiero arrancar el clavo en tus pies clavado
Para darte el conforte de mi simple amor
Siento dolor, Jesús, al mirar tu estado
Y quiero salvarte de ese terror
Liberar tus brazos abiertos del madero armado
Cantarte una cantiga, darte un
 cobertor.
 
Siento tu dolor, mi Dios, allí clavado
Que vierte tu sagrada sangre,
conductor
Quiero verte puro y eterno,
resucitado
Durmiendo en mi cuello de pobre pájaro-flor...
 
Tomo tu dolor, grandioso espíritu elevado
Házme tu discípulo, siervo y pastor
Pues descendiste del calvario
 y en el cielo reinas alado
Libre del martirio del antiguo imperio
 pecador
 
Tomo tu dolor, Dios bienaventurado
los hombres  te llevan como salvoconducto
redentor
 
Mas insisten aún en tenerte
crucificado
¡Cuando vives y reinas en tu infinito Amor!
 
 
 DOLORES
Dolores apareció con un hijo en la barriga.
Como si tuviera una tinaja en vez de panza, murmuró Doña Bentinha,
luego, diría que era cáncer
lo que en cierta forma terminó siendo
Qué plato lleno para los rumores oficiales:
-¿Quién era el amante de Dolores?
-¿Seu Carlito, Teodoro, Jeca Tatu, Nhô Ventura?
-¿ A dónde fue que Dolores fue?
¿Rio Verde? ¿Bom Sucesso? ¿Santa Cruz da Amargura?
La madre de Dolores intentó suicidarse
tomando insecticida,
el padre de Dolores la corrió de la casa,
la hermana menor de Dolores se convirtió mujer-loba en la vida
(En una casa de tolerancia, oliendo a sufrimiento,
Dolores, en una vieja olla de barro
enseña a una pobre criatura afligida a comer leche tierna con harina de ausencias)
Dolores llora mucho, angustiada, dolorosa;
Dolores llora y un niñito con hambre
lame las lágrimas de la madre tuberculosa

 

 

Crónica improvisada en un sábado de sol de abril:

Si yo pudiese pedir perdón

Si yo pudiese pedir perdón...por alguna cosa, algún motivo, alguna razón limpia, tal vez se lo pidiese a mi querido padre, principalmente por no haberlo comprendido como debiera, y podría entonces, para la perdida suerte mía, haber tenido mucho bien antes de sufrir todo lo que sufrí; y habría, con certeza, evitado extravíos, y tal vez así, de alguna manera (dulces recuerdos) y con renovada imagen de él, mis liviandades doliesen menos en mi pecho oprimido, y ahora yo tuviese menos marcas de las sinuosas cosechas, y así tendría con plenitud, las alas de la tristeza de él encima mío, como una bendición de los cielos lejanos.

Si yo pudiese pedir perdón...por alguna cosa, algún motivo, alguna razón limpia, tal vez pidiese perdón a mi pobre ancianita madre, sobre todo por haber dejado nuestro hogar-dulce-hogar muy temprano, muy prematuramente (demasiado temprano para siempre) – partí mi infancia a la mitad – y caí imprudente, en las garras de gavilán del destino insano, y, en lugar de aprender con gestos, castigos, actitudes y eventuales palizas y regaños caseros, el llanto de los cielos me alcanzó mas pronto de lo que creía, y hoy puedo comprender (y puedo traducir tristemente en banzos-blues además de un solo improvisado de jazz, en tristes notas), que me convertí en un amargado, por haber tomado, precozmente y muy a pecho el enfrentar el reto de la vida ( el reto pesado de la vida), y haber caído en la confusión del mundo como un inocente simple y sin malicia, de manos limpias y pecho ansioso, la mirada amplia, esto es, una frágil hoja de papel en blanco, en la que la vida puso su malvada marca, y así me convirtió en un sufriente precoz, y luego en rehén de sensibilidad extrema, carente de afecto, y así de alguna forma fui humillado, depredado, lastimado, ¡ me convertí en la fuga! ¡en la fuga! – un poeta con sánscrita identidad humilde, como licor de jabuticaba en tercera dimensión en realidad sustituta.

 

Si yo pudiese pedir perdón... por alguna razón, locura, o pavimento de sufrimiento, pediría perdón a mis adorables seis hermanas, no por haberlas amado tanto, sino por no haber sido capaz de protegerlas como hubiera debido, y también por no estar presente, como su otro seno secreto, amparando sus ocasionales angustias y pérdidas, cargando el resto de tantas tintas íntimas de sus vanidades exageradas , ó abrazando mis dos hijos-sobrinos hermosos y bendecidos que me dieron cuando yo era un peregrino fugitivo, y por eso, íntimamente por eso, es que las amé tanto, las amo mas de lo que pudiera decir, ¡y las amaré tanto! Mucho mas allá del infinito hogar del dueño del sol, hasta que finalmente y entonces, mis globos oculares ya con saquitos en los párpados inferiores, digan de mi que tengo casi un siglo de vida, y pueda decir adiós para ver el remanso del último lirio salvaje en la tierra. Y pueda entonces, coger estrellas en el campo del cielo con mi finado progenitor, porque, así también, claro, en el vislumbre del reencuentro, sabré que en la casa de mi padre hay muchas moradas.

 

Si yo pudiese pedir perdón...de alguna forma, de alguna manera, en algún punto temporal de ese errado camino (de caminante incitado por la búsqueda de un farol mas allá del final del arco iris), yo pediría perdón por tantas cosas, en el panal del inventario y mis fragmento, a saber:

 

Uno: Yo pediría perdón a

Todas las calles de mi infancia, principalmente a aquellas con terrones color de rosa de mi íntima huella descalza, en libertad de ser pura entre auroras, encantamientos, nidales, y, claro, también gusanos quemadores, camaleones y fantasmas verdes entre moscas verdes y hormigas.

 

Dos: Yo pediría perdón a

Todos los patios de las casas de los gitanos donde viví, en esta y en otras vidas - ¡ah la aurora que bebo de la infancia! – entre durmientes, bateas, fandangos, jardincillos, viñedos & cidreras, porque de ellos y del agua, brotarán imaginaciones como temporales pasteles de frambuesa.

 

Tres: Yo pediría perdón a

Los millares de libros que leí, porque en ellos, al menos en tiempos de vacas flacas, todos tenían un final feliz, Cruzoe era una gaviota santa en una isla de nacientes ladrones, e imaginaba, que siendo yo mismo, siempre, tendría santerías atacando mis aventuras de iluminado, sensible, casi un Sentidor de pala doblada

 

Cuatro: Yo pediría perdón a

Todas las mujeres que amé, y que no me amaron, y que tal vez por eso fueron infelices para siempre, como una disculpa- libertaria, un castigo-andamio, una soledad-palacio, un preludio-talismán. Y porque ahora confieso, mi primer amor fue una pared. Que bebo y tengo conmigo, como íntimo botín, como una alforja de estrellas que despenco cada vez que escribo. Y escribo para no llorar. Y hago poemas porque no se morir solo como una gusana ciega color de leche.

 

Cinco: Y pediría perdón por

Todos los malditos(...) sueños que tuve. Yo, estúpido, creía que iba a crecer ya cambiar el mundo. ¿Solo los imbéciles son felices? Primero quería ser presidente, después poeta, al final quedé como educador. Como ven, nunca supe escoger la mejor parte de la piel de las víboras, en las guaridas de los chacales, ni en los guisos de los incrédulos. Fui, perdonen, cien por ciento yo mismo y un todo emocional, como baúl de abalorios. Sólo Dios sabe con cuantas lágrimas construye los castillos de nuestras idas y venidas (no hay perdón para el olvido)

 

Seis: Yo pediría perdón a

Todos los enemigos, y circunstancialmente los tuve en algún lugar del delirio de las palabras, y que por algún motivo me magullaron, me trajeron como márgenes abruptas de un río inocente. A algunos los perdoné, como se perdona a una ardilla ciega por morder su talón de Aquiles, a otros acabé por – moliendas del estilo de vida desnuda y cruda - dar pan y agua, y, confieso, a muchos los maté dentro de mi, como un corto circuito que ellos mismos provocaron con sus “nos” íntimos, como cactus de vidrio de rudezas pegajosas en clanes espurios.

 

Siete: Yo pediría perdón a

Todos los ángeles que me ayudaron, y que deben perdonarme para mucho mas allá de la eternidad, porque aquí y allí, en alguna curva del camino, sin saber, sin querer y sin maldad yo los abandoné entre mata-burros, una jaula ó en un portal. Y hay lugares (¿el mundo sombra?) que los ángeles no frecuentan. Y yo atinado fui buscar un candil en la bohemia, disfrutando de unos y otros lugares (trofeos de licor barato), trocando flores por cancioncillas, amando tardes de lluvia y menguados afectos de ocasión, casi purgando interioridades con primaveras que ya habían dado lo que tenían que dar.

 

Ocho: Yo pediría perdón

Por todas las súplicas, todos los blancos lienzos de las despedidas (hasta por aquellas clandestinas) todos los poemas escritos en la mas cuneiforme intención del reflujo del inconsciente - que es cuando me despojo, me descompongo, respiro con el alma – escribiendo de sopetón el remache de una idea , un ideal, entre una copa de leche agria, un mimo celestial ó una pestilente tentativa de echarme al abismo, que escribiendo evito un poco.

 

Nueve: Yo pediría perdón

A todos los árboles que fui, de alguna manera y por algún motivo, guardadas las proporciones, de grosellas secas y naranjos sin guirnaldas blancas, como si un día, yo hubiese sido alguna especie de árbol, en otro siglo, en otro encantamiento, y, por dar algún fruto prohibido fui vetado para ser árbol de nuevo, luego, perdí espiritualmente el sagrado derecho de llevar ese código en mi DNA, y ahora estoy aquí, en una dimensión-placenta equivocada, apenas como un castigo para cambiar de carbón a diamante, o mejor, como tentativa de cicatriz, y aprender de nuevo a ser raíz, a ser copa, a ser tronco, a ser pétalo, a dar flores & frutos, a comenzar todo de nuevo, todo otra vez, como un yugo, una pesadilla viviente, en el remate de una alma superior zurciendo mis carencias entre oficios testamentarios y arrozales de disculpas con acideces terciadas.

 

Diez, finalmente

Yo pediría perdón, aún en esos mis diez mandamientos- testigos(?) del desaliño y dolor (los poetas no tienen piezas de repuesto), a todo aquello que fui de alguna manera, por algún motivo, sin saberlo, sin quererlo, sin poderlo, mas identificando afinidades íntimas:

-Cardumen: Por haber sido un poco arenal, un poco arrecife, un poco red, un poco albatros; en el mar de los zargazos de la vida, entonces pagué doblemente la pérdida, el ser eso también me sirvió como lima nueva para el oxido adquirido.

 

-Tempestad: Por tener navíos fantasmas dentro de mi, y ser sobreviviente de naufragios abismales, tener extrañas marcas de eso. Fui eso y me herí al ver lo que causé en ira insana, atemporal, actor involuntario de desastres y tragedias

 

-Lluvia de abril: Por saber que nada me pertenece, nada de lo que me fue dado es gratuito, todo tiene un precio y no creo en valores a no ser por la perla de la ostra, por eso pago doble ese crimen de existir en la Nau Catarineta extraviada, yendo y viniendo, carpintero de las aguas en el teatro de lo absurdo de los ciclos que jamás dominaré.

 

-Cisterna: Porque aún tengo lágrimas para tornear poemas por los siglos de los siglos, no tengo medida para mi tristeza terrenal, aún sabiéndome libro abierto en la página equivocada, de este modo nunca podré ordenar al dolor que salga para siempre de mi, aún y cuando ande por el valle de sombras de la muerte...

 

-Desierto: Porque soy solitario como una nave sideral pirata clonada de otra banda cósmica, y solitario me tengo como ser espurio en vinagre vencido e injusto, de esa existencia comprada, entonces escribo para no volverme loco, escribo porque mi cáliz se derrama y nadie tiene piedad por que yo sea como puerta-lapso en un núcleo de paradojas.

 

-Eco: Todo lo que soy, suena alto y claro, lo que no soy, no sabiendo enteramente me asusta (astillas del espejo), entonces yo pido perdón por haber amado repentinamente a quien no debía, por haber dicho adiós cuando debí haberme quedado, por haber aprendido ser lector de todo, cuando debí haber sido sembrador de campos de lavandas en otros mundos en donde la muerte no existe.

 

-Barco encallado: Eso soy y seré por mucho tiempo, aunque no tengo la certeza de que eso me representa o me servirá, porque frente al mar me siento el mismo mar, como si la madre naturaleza me hiciese carbono de sal marina, después gaviota, número uno, luego isla de arena, después humilde foca, hasta que perdiese las alas o las branquias, hasta que yo pudiese nadar y ser átomo, espora, polen, ó lluvia en el huerto de la especie humana con su becerro de oro; entrando por la puerta de las profundidades de la existencia, sólo para poner el dedo en esa herida infectada que es el tan mal conjugado verbo vivir.

Y por último, pido perdón a las musas y bohemios, a los ángeles y vigilantes de los barrios, yo me quedo aquí, un aprendiz de todo, entre un vacío y la vaciedad, criando mariposas de palabras, siendo siempre un hombre fuera de mi tiempo.

 

Cuando yo era pequeño en todo, me gustaba estar con los ancianos, tan sabios. Ahora que soy casi un viejo, adoro lidiar con los niños.

Siempre creí que iba a morir pronto y niño.

Espero morir como un niño de cien años.

Y que Dios se apiade de nosotros.

La bendita, Madre. Ave Estância Boêmia de Itararé.

Porque Hoy es sábado, aviso a los incautos navegadores de primera hora: panecillos de lluvia encharcan con benditas cervezas, y crian mas tejido adiposo en las vanidades heredadas.

 

 

TODOS SOMOS  CULPABLES

    -¡Todos somos CULPABLES! - Culpables por la violencia nuestra de cada día, urbana, trivial, asimilada en la rutina cotidiana - y somos culpables al votar por políticos inhumanos que, promoviendo la impunidad satanizada con el erario público, favorecen  la especulación cínica, el robo generalizado, la corrupción endémica (institucionalizada en todos los niveles), causando sospecha privatizaciones-robo, orquestando anunciadas reformas pifias que no reforman nada, mas tienen el repugnante barniz estatal de una globalización estúpida, favoreciendo el imperio del mal, cocinado con el tufo financiero del agiotista capital extranjero.

 

      -0-

 

      -Todos somos todos CULPABLES, por los millones de engañados, los excluidos que no tienen un canto para el sueño o la fantasía y se alimentan de excretas sociales, comiendo las sobras que caen de la mesa de los insensibles adinerados. Tenemos miedo de mirar la realidad - de ver nuestra conciencia. ¿el arquetipo del juicio final aún no nos duele? - Tenemos miedo de los pordioseros, de los que tienen la calle por casa, miedo de las farolas apagadas, de las frenadas violentas, de las balas perdidas - no conseguimos comprender el eje sistemático de la violencia a partir de la resultante transversal de sórdido plano económico, que salió de mentes débiles del FMI, financiando la miseria (y la decadencia social) de nuestro Brasil, patio trasero del tercer mundo...

 

      -0

 

      -Todos somos CULPABLES y queremos gritar, maldecir, por los secuestros, asaltos, los adictos a las drogas y los robos. Votamos por corruptos y gritamos contra los que asaltan con arma blanca, tan infames y viles como aquellos soberbios a los que elegimos, políticos vanidosos y superficiales con rabo de rata, pelambre de hiena y pies en el lodo de la prepotencia. ¿Qué mentira nos contamos siempre? (Cuando somos secuestrados, chingamos al gobierno incompetente. ¿Pero, y el secuestro de nuestro sueño imposible, de nuestras llaves-esperanza preconizadas por un ex-sociólogo, ex-marxista, ex-ateo? - Camaradas, SOMOS TODOS REHENES del modelito económico que genera lucros ímprobos, y hace a los ricos cada vez más ricos y a los pobres cada vez más pobres - mas, como bizcos, partidarios de la inconsecuencia que ni entendemos ni nos da respeto, estamos realmente gastando el cheque de la imbecibilidad colectiva, cuando cándidos comemos paquetes económicos efímeros y eructamos caviar, en perjuicio de que, por nuestra culpa y actos, siempre, históricamente tiramos por la borda a la pobre Periferia S.A.

 

      -0-

 

      - TODOS SOMOS CULPABLES, cuando vemos las favelas, allá en lo alto, aparecer de la noche a la mañana, y mirar como se apodera el efecto estufa del asfalto súper fracturado, cuando los sobrevivientes de los barrios marginales, bajan a asaltar supermercados, y nosotros, pobres de nosotros, cobayos de Dios que elegimos un político de ocasión para distribuir riendas, tristes vemos al abúlico especulando en su mísero núcleo de abandono (al fin del gobierno) con su club de egos, y sumido en prácticas dañinas, concediendo lucros insanos y amorales a los banqueros, ó a sus testaferros con aspiraciones financieras exóticas que ocasionan altos costos sociales...

 

      -0-

 

      - Todos somos culpables, Padre, perdona, pero no tenemos conciencia de lo que sabemos ó de lo que hacemos... y no sabemos.

 

      Pensamos mal, amamos mal, vivimos mal (vegetamos) - ¡Aparta de mi este cáliz, Padre! - porque tenemos miedo del tornero mecánico, del celador nordestino, del portero mozo latino, del síndico inmigrante, de la vieja desdentada, del imberbe bellaco cojo y manco que vende boletos en la zona azul. Nuestro nivel de neurosis sobrepasa lo humanamente creíble, y nuestro bizco rinoceronte político, el que  nosotros elegimos, logró con camufladas mafias, disfrazadas cuadrillas, montones de fraudes, y ya viviendo la hipocresía del estado público, aún, imbéciles, cantamos modernidades como si fuéramos los heraldos del Brasil-Piraña.

 

      Y el tipo, figurín e imbécil, labioso, que elegimos, políglota para el consumo, de buen ver, lampiño y con varios diplomas; se ríe de nosotros, de nuestros amigos empresarios, de nuestros hijos sin empleo, de nuestra trabajadora doméstica sin luz y atorada en el hoyo - el sortilegio siempre se vuelve en contra de los aprendices de hechiceros - y criticamos a los pobres maestros a los que intentan sustituir en la medida de los posible, después, exigimos a los médicos soluciones mágicas, porque nos extraviamos de nosotros mismos y andamos como platanares dando guayabas, mientras el hediondo político busca heredarnos un sucesor que, por señal, es mejor que él, mas en su rastro deja huellas del rabo de rata blanca...

 

      -0-

 

      - Todos somos todos culpables - ¿Y el Peligro Bush? - Sí, hermanos ¿ Marx está muerto? ¿ y el Fordismo? Freud entonces, ni pensarlo. Estamos todos perdidos... y no tenemos espíritu sin mancha.

 

      Cantemos, hermanos, cantemos:  Rio de Janeiro continúa lindo. Pues es, aseguraron lo Bello, pero no hicieron lo mismo con toda la estructura de los oficiales que manejan el narcotráfico en la carioca, maravillosa y mas linda ciudad del mundo.

 

      ¿Qué hipocresía es esa, amada gente? ¿Por qué tienen miedo al cerco de la orgía de drogas? Porque estamos todos comprometidos, de una u otra forma, directa ó indirectamente, y, por catálogo,¿somos todos culpables? ¿Quién es el mayor socio distribuidor en el mercado de las drogas para los ricos? Manos sucias.

 

      ¿Qué mentira deslavada es la falsa justicia?

 

      -0-

 

      - Todos somos CULPABLES, todos manés, y como refis (receptáculos) - la masa de la maniobra con rótulo de un new rich - encontramos que somos lo que no somos, que pensamos (no pensamos...), que somos inteligentes, formados, expertos, que votamos bien ¿en el ataúd, que nos impide ver directamente? Pobres de nosotros... Vean, la ciudad, el estado, el mundo cada día peor. ¿a dónde queremos llegar?

 

      ¿Tomamos  actitudes correctas? Falso.

 

      ¿Votamos por el tipo correcto? Errado. Votamos burramente.

 

      ¿Entonces, porque continuamos pagando tan alto precio? ¿Qué país es este? ¿ no tenemos noción de lo ridículo? ¡Qué falta de sensatez...!

 

      -0-

 

      -Todos Somos Culpables - Somos rebeldes de cuello blanco, revolucionarios de elevadores, radicales etílicos, con nuestras conquistas miserables, nuestras estúpidas pizzas de lágrimas, nuestro fermento vencido, en todo eso la pobreza asombra, asoma y nos enfrenta porque el instinto de sobrevivencia es primitivo, y, peor que nuestras bardas, cámaras, alarmas, identificadores de llamadas; el crimen organizado, sustituye paulatinamente al estado fallido. ¿Una señal de los tiempos?

 

      -0-

 

      - TODOS SOMOS CULPABLES. Si muere un negro, un pobre, un nordestino, un operario; todo está bien, es parte de la vida. Dios así lo quiso.. Mas, ¡ay de Dios!, si es un blanco, ahijado nuestro, entonces duele, nos ponemos histéricos. Hacemos una guerra de nervios, movimientos por la paz, llamamos a amigos importantes, juntamos firmas, chingamos al ministro, al secretario, vestimos de blanco, maldecimos a la banda podrida que elegimos. Insensibles y falsos. ¿Que cristianismo es ese? ¿Qué Dios es ese? Es parte de las hogueras vanas. Todos somos manipulados en ese Brazyl que no reconoce al Brasil, como cantó la sagrada Elis Regina...

 

      -0-

 

      -Todos somos CULPABLES, como huérfanos de Marx, huérfanos de Geisel, huérfanos de nuestro capitalhordismo americanizado... -¿Que patria de los evangelios queremos ser? ¿Que sendero espléndido es ese? ¿ Que país del futuro es ese, lleno de pasajeros en agonía, que vienen del pasado para mostrar el futuro en un museo sin novedades?

 

      Y nos vamos, bullangueros,ligeros como liebre,como ingenuos campiranos, para idiotizarnos con alcohol en Miami ó Cancún...

 

      -0-

 

      -Todos somos culpables, MADRE MÍA, TODOS SOMOS CULPABLES. EL Muro de las Lamentaciones llora y levantamos andamios en vez de levantar las manos hacia el cielo para pedir auxilio en oraciones laicas. Las ballenas están extinguiéndose y comemos potajes de cosas artificiales. El deshielo en la Patagonia es tan grande, el milagro de la Santa del Espejo es un agente químico adulterado, e, igual los E.Ts. son estafadores del pasado que transmiten imágenes del futuro para estúpidos mesiánicos, ó brujos falsos de estos tiempos de una sospechosa New Age.

 

      -0-

 

      -todos somos CULPABLES - El dólar a la alza y nosotros cambiamos nuestro dinero a la par de el de ellos. Fuimos engañados, y reelegimos al engañador, dando aval y voto de confianza... ¿Cómo queremos ahora meter al ladrón pobre al tambo? ¿Y nuestros ídolos ideológicos?

 

      Están todos muertos, sometidos, lights.

 

      Somos TODOS CULPABLES...

 

      Somos vacíos. Pobres de nosotros, pobres de espíritu. ¡Ay de mi!

 

      Personajes vacíos, en desbandada general.

 

      La sociedad es falsa, el puritanismo esconde sublimaciones, la estética falsificando ampolletas vanas.

 

      Logrados, dopados - el open doping atrapado a la mitad - con poses absurdas, aún, como el caballo de paseo vamos llevando la vida-carreta, vamos andando alineados como en un desfile militar...

 

      Como si no conociéramos la dura realidad, el espejismo estatal, el crimen federal. Pero todo está peor de lo que imaginamos, el sueño terminó hace tiempo; fuimos usados, y bailamos, hermanos, bailamos con el rabo entre las piernas, y aún nos quedan las cuatro bombas humanas: 01)=La basura (¡La bomba!) 02)= El Hambre (¡La bomba!) 03)=la violencia (¡La bomba!) 04)= y la sobrepoblación (¡Otra bomba!). Quién vendrá a cobrarnos el precio del desprecio. ¿en que sitio podremos escondernos cuando llegue el momento? La teoría Gaya vencerá. Antes de ser destruida por el hombre, insano, la propia naturaleza se encargará de destruir al ser humano de este ya condenado Planeta Agua.

 

      Somos víctimas de nosotros mismos.
 
      ¡Sálvese quien pueda!
 
      ¡Los poetas y las embarazadas primero!
 
      ¡El último en salir apague el incendio de las hogueras de las humanas vanidades!

LA VOZ DE LA HIJA QUE NUNCA TUVE

 

 

Sentí por primera vez aquella especial emoción jamás vivida. Nunca había sentido aquello. Un simple telefonema. Fue equivocado sí. Pero la voz dulce y amigable me llamó, en un contacto inusitado, en medio del aula:

-¡Padre!

Tocado...emocionado...de ese número registrado en la pantalla de mi celular. Ella insistió, interrogando, como si en realidad hablara con su propio padre, queriendo controlar sus sentimientos. Jugar a las escondidillas.

-¿Padre?

Le dije entonces mi nombre completo, mi número sagrado – casi supliqué por el amor de Dios para que ella continuara en la línea, que ella fuese la hija que no tenía y tanto deseaba tener...

Deseaba en verdad ser su padre. Fue una de las mayores emociones de mi vida, a la mitad del aula, en plena clase.

Deseaba, sí,en verdad quería ser el padre de aquella voz del otro lado de la línea, que quién sabe en que lugar estaría. Mi corazón, creo, en aquel momento fue dueño de aquella voz. Como si fuese, de alguna manera, padre de aquella flor sonora.

¿Cómo será tener una hija, contactándote, llamándote necesitada y cariñosamente PADRE?

No tuve esa felicidad. DIOS NO ME DIO ESA SUERTE, ESE DESTINO. Mi padre murió hace décadas.Y ya no celebro mas el día del Padre. Una madre, lejana, ancianita y enferma. Hermanos por allí, reuniendose, lejos de mi. Mal que bien, me ligan en los documentos oficiales. Sobrinos en las farras, corriendo, esforzandose, en los estudios, aventuras y romances. Hermanas que ya no me aman, no tienen tiempo. Tíos muertos. Primos débiles. Sólamente, aquí y allá, unos y otros alumnos-hijos. A algunos yo adoraría llamarlos hijos, e hijas. De otros tengo miedo, mucho miedo, por su futuro, por el trato de la sociedad para con ellos, por el futuro del futuro.

Era un lunes bravo de abril, cerca de Pascua. Yo estaba allí, entusiasmado y efusivamente explicando el Big-Bang, cuando timbró el celular que, por error mío, no había apagado al entrar al aula. ¿Mi madre enferma? Mi musa precisando de um ejército? ¿Mi hijo débil? ¿Una entrevista para algún periódico? ¿Una solicitud para que colabar con el site de Rio de Janeiro ó Portugal? ¿Una cobranza de las Casas Bahia? Tocado por la emoción, cortesmente, pedí permiso para atender la llamada.

-¡ Padre!

No, no era yo. Infelizmente no era. Podia ser. Debo haberlo sido un día. La voz sonó como una gota de cristal en mi interior. Yo no estaba preparado para escuchar la voz de una joven adolescente llamándome padre.Nunca imaginé vivir para sentir aquel bendito día. Pues era, tal vez fuese, mi regalo de Dios en aquel momento, un crédito-luz...¿quién puede saberlo?

-No, amor, usted marcó mal. No tengo ninguna hija. Mi número es...Mi nombre es...

-¿Padre?

Ella pensó que estaba jugando. Tal vez yo quisiese jugar. Creyó que le estaba mintiendo. Tal vez por yo estuviese de alguna manera cósmica, por algún motivo. Tal vez ella fuese mi hija, sin saber yo que lo era. Tal vez nunca haya tenido padre. Tal vez fuese un encuentro propiciado por ella, como un sueño imposible de, oir por lo menos, una décima de segundo, la voz de su padre. Un encuentro casual, sideral. Y era yo el escogido, el sorteado... toda la clase lo percibió, algunas alumnas estaban emocionadas.

-¡Nuestro, tiofesor, como es romántico!.

-Puxa, maestro, sus ojos están llenos de sangre. ¿El Sr. Va a llorar?

-Copie, Maria Cebola, copie. Largue la mano de imaginar cosa semejante.

(¿Sería yo un buen padre? ¿Sería yo un padre, compañero, amigo? ¿ Provería yo derechos, hogar, y corazón a una hija que no existe, y que tal vez se llamase: Paula, tal vez Clarice Cristina, tal vez Flávia Carolina, tal vez Claudia Rosangela, tal vez Joana Sueli, tal vez Tássia Thaís, tal vez Nathália Ely ó Carmem Elis?)

Pero no era mi hija. Nunca lo sería. Nunca tendré una. Mi hijo, se fue de mi . No se en dónde está, con quién ni por qué. Lo tuve, mas no puedo amarlo en presencia. Tiene nombre de santo, nombre de poeta, nombre de apóstol, nombre de Doctor. Un día, me dicen mis amigos, removiendo las estructuras mas íntimas de mi ser, tocará firmemente la puerta, en un preludio lejano, y un mozo alto se presentará, ojos tímidos o recelosos, gestos ensayados por décadas, manos trémulas por las andanzas y yerros, preguntando asustado, inédito, comprometido con la emoción:

-¿ yo soy su hijo Thiago Frederico. Usted es mi padre?

Creo que ese día, sufriré un infarto. Crero que resurgiré un poco de nuevo. ¿ Quién sabe si llegue ese día?

Pero mientras tanto, viví para sentir aquel momento maravilloso, emocionante, en el que una voz anónima, en una cabina de teléfono de un lugar cualquiera del Planeta Água, una voz que me llamaba, aunque fuese equivocadamente, y en la llamada pedía con amor, con certeza con confianza, como si buscara una caricia de afecto, una llamada de auxilio, un amparo – ó para darme un abrazo, un beso, un apretón de manos – y yo, mi Dios, atendí ruborizado, con el corazón desecho. Y, lo confienso, no creí tener ningún derecho cuando ella dijo:

-Padre.

Yo podría haber cortado la llamada,claro. Regañar a la voz por la falta de educación, por el error, por haber marcado un número equivocado, por estar gastando la ficha...

Mas adoré aquel momento. Una sentimiento que no puedo describir completamente. Tal vez el padre de aquella voz ya haya muerto. Tal vez haya sido mi corazón buscando contactarse conmigo mismo. Tal vez haya sido la oscuridad de mi alma, depositaria de un filtro de una nostalgia. No lo se. Mas, mientras yo viva, para mucho además de para siempre, cuando yo sea bien recibido, como el mismo Papá Noel, cuando pase aquellos últimos momentos, felices ó infelices de mi vida por mi cabeza con canas, antes del último soplo de vida, en el recuento de los acontecimientos encantadores que me queden, recordaré aquella voz de la hija que no tuve, llamándome, maravillosamente: PADRE. (Tradución  ANTONIO EVERARDO GLEZ, Médico, Poeta, Tradutor, Durango, México)

 

 

VUELE DE REGRESO A MÍ

 

-Si acaso sin querer le lastimara, y necesita irse ahora un poquito, sólo para descansar de mis tristezas, no se tarde mucho, regrese con la primera aurora, por favor

¡ Vuele de regreso a mí!

-Energías contrarias chocan entre sí, no soy muy fácil de comprender. Tengo nostalgias, amarguras, infelicidades y resentimientos en este mi partido corazón. Por favor sea paciente conmigo...

 

-Si acaso usted desea pasear en su nidal, ver puestas de sol, los campos verdes de su tierra, no me olvide nunca, cuando la nostalgia llame... ¡ Vuele de regreso a mí!

- A veces tenemos que darnos un tiempo, salir, pasear, escuchar las estrellas, mirar las flores y las auroras, para que nuestro espíritu respire límpida luz. Yo lo comprendo...``

-Cuando yo esté enojado, rezongón y reclamando, no me deje mucho tiempo solo, vaya por allí a aclarar un poco la cabeza, mas cuando todo pase, ¡ Vuele de regreso a mí!

- Su ala es todo lo que tengo. Sin usted, sólo me quedará la soledad de un cuarto oscuro, una angustia en la pared de la memoria, y entonces los lastres que estoy perdiendo al vivir con usted, para, en un futuro distante adquirir angelicales técnicas d vuelo, todas esas experiencias y aprendizajes evolutivos se perderán, todo habrá sido en vano, habrá sido inútil...

-Cuando usted quiera ir a pasear a la Tierra del Nunca, tomar un tiempo para la reflexión, un espacio para dejar que se calmen los exaltados ánimos, por favor, no me deje mucho tiempo solo, ¡Vuele de regreso a mí!

-Se que usted tendrá que recurrir a su santa paciencia, se que usted tiene que recargar su batería, se que yo desgasto mucho cualquier relación o vivencia, mas yo soy así, un río atrapado entre márgenes que lo oprimen...

-No siempre estamos. Un día nunca es igual que otro. En un día el sol brilla intensamente, por tanto, si yo estuviera intratable, amargo, ó medio pegajoso de amargura; por favor, no se distancie mucho, cuando mi corazón llame utilizando nuestro código secreto, por favor, ¡ Vuele de regreso a mí!

-  Hay días en que me despierto diferente. Hay días en que los sufrimientos son como u  tambor golpeteando los recuerdos. Hay días en que siento que todo está perdido, pero tengo su ala, su amparo, sus mismos, y eso es lo que me mantiene vivo...

-  No todos los días somos los mismos, cada día tenemos una manera diferente de ver las cosas, los momentos y las personas, por eso, si usted necesita salir a tomar el sol en un día cualquiera, por favor , nunca me abandone, no me deje para siempre, ¡ Vuele de regreso a mí!

-

-No quiero lastimarlo, cuando echo mi neurosis hacia afuera. No quiero que usted se marche ahora, cuando mi lamento sale duro desde dentro de mí. No quiero que usted vea mis palabras como piedras. Yo sólo intento limpiarme, pero no sé lidiar derecho con todo eso, para ser aún más suyo para siempre...

-Sabe, no soy muy dulce. Mas intento cambiar. Usted me ha mejorado mucho. Lo poco tierno que soy, el placer que a veces siento, fue porque usted llegó a mi vida. Y renací el día que usted se adentró en mi corazón, como sol en un cuarto oscuro. Por favor, no me deje solo, ¡ Vuele de regreso a mí!

-Sin usted no viviré mucho. Sin usted estaré perdido. El gallo ya cantó muchas veces, tuve muchas otras la tentación de las llamadas del abismo, mas, su luz aclaro mi camino, y vencí el dolor, y me vencí a mi mismo, y ahora sobrevivo a cada vuelta de página cotidianamente, pero no es fácil...

-Sabe, usted me complementa como arroz y frijoles, como Romeo y Julieta. Sin usted todo sería un desierto. Usted colocó un lirial en mi alma de poeta. Cuando quiera usted hacer un vuelo panorámico, para olvidar mis amarguras que pueden contagiar situaciones indebidamente, por favor, dese un tiempo, pero después, ¡ Vuele de regreso a mí!

-Sin usted no soy nada. Procure comprender eso. No me deje nunca más. Apenas, tenga paciencia, voy aintentar cambiar, voy a traducir mi llanto en poemas, por favor, no me abandone ahora que estoy pasando una situación muy difícil... (Tradución: Antonio Everardo Glez, Durango, México)

 

 
 

Copyrigh© todos los derechos reservados por el autor